esagua-sostenibilidad-mineria

EsAgua elabora un informe sobre las empresas mineras y la economía circular

Sharing is caring!

EsAgua es la red pionera en España de entidades comprometidas con la reducción de la huella hídrica que surge con la misión de promover un uso sostenible y eficiente del agua conforme la comunidad empresarial española y las administraciones públicas.

Esta red, tiene un principal objetivo: publicar información relevante sobre la promoción del conocimiento compartido en el ámbito del uso sostenible del agua.

Recientemente, EsAgua elaboró un informe que muestra cómo afecta la Huella Hídrica y Huella de Agua al sector minero con la misión de compartir iniciativas de las empresas mineras que tienen el objetivo de llevar a cabo una minería sostenible, garantizando el uso de un recurso esencial en su operación, con la menor huella ecológica para su entorno usando técnicas que permitan desarrollar su actividad dentro de la economía circular. En este informe se muestran los casos prácticos de tres empresas mineras que han optimizado el uso del agua partiendo de los indicadores de Huella Hídrica y Huella de Agua: ICL Iberia, MATSA, Grupo COSENTINO y Berkeley Minera.

Las empresas mineras de la red EsAgua han alcanzado ambiciosas metas en materia de sostenibilidad: ahorro de 500.000 litros de agua por día en fábrica, reducción del 80 % del consumo de agua de fuentes externas o una mejora en sus políticas de Responsabilidad Social Corporativa.

La gestión sostenible del agua como principal objetivo

El agua es un recurso fundamental para llevar a cabo varios procesos dentro del ciclo minero, por ello, para monitorizar su uso dentro de una gestión sostenible, hay que tener en cuenta la huella hídrica y de la huella del agua dentro de cada estación minera.

En el sector minero se marcan unos retos de sostenibilidad: maximizar la reutilización de agua internamente, valorizar los residuos, emplear energías renovables, contabilizar el uso del agua y reducir el consumo de agua de la minería y sus procesos.

Huella Hídrica (WFN)

Ante la necesidad de disponer de un indicador del uso del agua basado en su consumo real, nació el concepto de Huella Hídrica. Se puede decir que esto supone un gran avance conforme las antiguas evaluaciones de extracción de agua en un proceso. Esta informa sobre un impacto humano sobre los recursos a nivel global de agua dulce y proporciona unos conocimientos a través de los cuales se podrán diseñar estrategias que minimicen impactos de carácter negativo. Esta se divide en tres indicadores según su procedencia:

  • Huella Hídrica azul: relacionada con el consumo de agua dulce.
  • Huella Hídrica verde: relacionada con el agua de lluvia incorporada en el producto o evapotranspirada por las plantas.
  • Huella Hídrica gris: relacionada con la calidad del agua y su contaminación.

Huella del Agua 

Esta metodología sigue las directrices de la ISO 14046 y sirve para cuantificar los efectos sobre la disponibilidad de agua y el impacto ambiental debidos a una determinada actividad.

¿Cómo se aplican las metodologías de huella hídrica y huella del agua en el sector minero?

HUELLA HÍDRICA (WFN)

En el sector minero, su metodología se simplifica:

Huella hídrica verde. Está relacionada con los recursos vegetales, por lo tanto, la actividad minera no es significativa.

Huella hídrica gris. Implica la producción de vertidos al medio natural, en concreto al cauce de agua dulce.

Huella hídrica azul: Será la que más impacto tenga dentro de los componentes de la Huella Hídrica con respecto al sector minero ya que:

  • Se contabilizará el agua que se evapora en depósitos o balsas de agua a cielo abierto.
  • Se incluirá la diferencia entre el agua que entra y el agua que sale de la organización.
  • Después de que la calidad de las aguas vertidas en otras cuencas permita desestimar la Huella Hídrica gris, es indispensable cuantificar cuales son los volúmenes de agua que no se devuelven a la cuenca de origen y así poder contabilizarlos como parte de la Huella Hídrica azul.

HUELLA DE AGUA

Siguiendo las directrices de la ISO 14046, cuantifica los efectos sobre la disponibilidad de agua y el impacto ambiental que se forma debido a una actividad generada. La Huella de Agua la conforman dos dimensiones: una dimensión directa que se refiere a los impactos producidos en el propio proceso y una dimensión indirecta, que es causada por todas las actividades que ocurren aguas arriba y aguas abajo y que permiten que dicha actividad se lleve a cabo.

Para finalizar es necesario mencionar que la ISO 14046 muestra unos determinados indicadores en el cálculo de la huella de agua: escasez de agua, eutrofización de agua dulce y salada y uso del agua.

Para más información sobre el informe completo haz click aquí.